Área Marina Costera Protegida es clave para protección de la zona de alimentación de las especies marinas

La Co-Directora del Laboratorio Natural Océano Dra. Maritza Sepúlveda Martínez expuso en el seminario “Áreas Marinas Costeras Protegidas de Múltiples Usos, Zona Centro Norte: Avances y desafíos del AMCP MU BI-Regional Archipiélago de Humboldt”.

A través de distintas presentaciones de investigadores e investigadoras, la ONG Sphenisco-Chile y la Alianza Humboldt Coquimbo-Atacama, junto al Comité Bi-Regional Coquimbo-Atacama pusieron a disposición de la comunidad años de conocimientos y de estudios desarrollados en el Archipiélago de Humboldt, esto en el marco del proceso de declaración de Área Marina Costera Protegida de múltiples usos (AMCP-MU) Bi-Regional del Archipiélago de Humboldt.

En el seminario, Maritza Sepúlveda Martínez, Co-directora del Nodo Laboratorio Natural Océano Centro-Norte y Doctora en Ecología y Biología Evolutiva de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Valparaíso, manifestó la importancia del Archipiélago de Humboldt para la conservación de los mamíferos marinos y la necesidad de que sea declarado como AMCP-MU, pues dijo que la Reserva Marina no es suficiente para proteger a las especies, debido a que “las especies no entienden de estas restricciones, como de la reserva o de tipo administrativas que tenemos en el país. Ellos utilizan toda el área, porque si bien algunas especies se pueden reproducir en las islas, se alimentan en el mar y utilizan un área bastante amplia”.

PARTICIPACIÓN

La actividad contó con la participación de autoridades, académicos, estudiantes, pescadores, buzos mariscadores, sociedad civil y público general, lo que fue valorado por la organización del Seminario, así lo manifestó la representante de la ONG Sphenisco, y coordinadora de la Alianza Humboldt Coquimbo-Atacama, Nancy Duman, quien afirmó “nos parece muy interesante porque con esto hay que llegar a todos los ámbitos de nuestra sociedad, para que conozcamos en primer lugar nuestro patrimonio y para que entendamos por qué estamos hablando de que hay que proteger el Archipiélago de Humboldt. Estamos hablando de proteger para que podamos vivir, para que podamos alimentarnos, para que podamos vivir sano. Ese es el mensaje”.

En este sentido, el Seremi de Medio Ambiente de la Región de Coquimbo, Leonardo Gross Pérez, destacó el rol clave que posee el trabajo de levantamiento de información desarrollado por investigadores e investigadoras en el Archipiélago de Humboldt, y su contribución en este proceso a través de argumentos técnicos.

“Ha sido súper relevante el rol de la academia, porque no desde ahora, sino que desde hace bastantes años se viene recopilando y haciendo seguimiento científico de lo que ocurre en el en el Archipiélago de Humboldt y hay una batería importante de antecedentes que explican y justifican científicamente, el por qué estamos desde el Gobierno y la comunidad promoviendo esta Área Marina Costera Protegida de Múltiples Usos, porque efectivamente hay un reconocimiento científico que indicaría que lo que ahí tenemos, en términos de biodiversidad, es único, irrepetible y especial por condiciones que sólo se dan ahí y por lo mismo es que nos interesa tanto conservarlo”, enfatizó el Seremi de Medio Ambiente.

ACCIONES ENTRELAZADAS

El Archipiélago de Humboldt es uno de los Laboratorios Naturales considerado para ser estudiado en el Nodo Laboratorio Natural Océano Centro-Norte, proyecto financiado por la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID) y ejecutado por la Universidad Católica del Norte; a través del Instituto de Políticas Públicas, su Facultad de Ciencias del Mar; y junto a la Universidad de Valparaíso; el cual cuenta además con la participación de siete instituciones asociadas, entre ellas la UDA, CEAZA, AquaPacífico, PUCV, UPLA, CINV, y la Confederación Nacional de Pescadores Artesanales de Chile CONAPACH.

Según la Dra. Maritza Sepúlveda, mediante las acciones desplegadas por el Nodo Laboratorio Natural Océano en el territorio, sumado a la declaración de AMCP-MU bi-regional, se proyectarán las necesidades a futuro que existen en este laboratorio natural, ya que el reconocimiento permitirá resguardar la zona de la intervención humana y poder visualizar las principales acciones a desarrollar a corto, mediano y largo plazo.

“A través del Nodo tenemos que ser capaces de identificar cuáles son los desafíos que vamos a tener en el tiempo y cómo lo podemos abordar. La creación del área marina nos asegura poder trabajar en un sector aún de bajo impacto antrópico, lo que nos permitirá, justamente, entender cómo las especies responden, desde el punto de vista biológico y fisiológico, a estos cambios”, explicó la Dra. Sepúlveda.

Compartir

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp