¿Solo los artistas sufren del síndrome de la impostora? ¿qué es?

Día a día las mujeres hemos empezado a tomar mayor participación en los cargos directivos y diferentes escenarios en todo el mundo. En la actualidad vemos que los millennials son una de las generaciones más numerosa, ubicándolos en el 50% que ocupa el mercado laboral. A pesar de estos datos, las mujeres siguen teniendo el reto de siempre tener “algo que demostrar», para validar su talento.

En este sentido, la docente Maite Moreno explica que este síndrome se basa “en las preconcepciones que hacen ver como inseguras y con falta de confianza a las personas, dudando de esta manera de sus habilidades, haciéndolas sentir vulnerables y en fraude”.

Vale la pena resaltar que lo sufren tanto mujeres como hombres, pero “en el mercado laboral parece predominar más en las mujeres”, señala Moreno. La primera vez que se habló de este síndrome fue en 1978 mostrando que afecta de manera desproporcionada a las mujeres que ocupan cargos directivos, a quienes les resulta difícil aceptar sus logros, cuestionándose si merecen elogios por su trabajo.

Para Moreno “el síndrome de la impostora no se limita al trabajo, puesto que también sienten la necesidad de aprobación constante y masiva de todo lo que hacen”.

Aunque se tiene mucho desconocimiento en algunos países de este término, el síndrome de la impostora ha tomado fuerza en los últimos años. Según la Asociación Americana de Psicología, este síndrome afecta principalmente a los millennials, porque fueron educados por padres que enviaron mensajes mixtos, combinados entre elogios y críticas, lo cual hizo que aumentará el riesgo de sentimientos fraudulentos.

“La intensa presión que se ejercen ellos mismos para diferenciarse a través de sus habilidades o llevar una vida socialmente perfecta. A lo anterior se suma la masificación del uso de las redes sociales, espacios virtuales en donde no dejan de recordarles los logros de los demás, lo que hace inevitable que se comparen constantemente, convirtiéndose así, en una fuerte directa que ataca al autoestima”, señala la docente de EAE.

La presión social, las circunstancias y sus características innatas como millennials hacen que no siempre se sientan tan seguros en el lugar de trabajo. Al conocer su impacto en la sociedad la profesora Maite Moreno de EAE Business School, responde preguntas claves sobre el síndrome de la impostora

¿Qué causa el síndrome de la impostora? Este síndrome es el resultado de varios factores, incluidos los rasgos de personalidad, tales como el perfeccionismo y los antecedentes familiares. Una teoría es que se origina en familias que valoran el éxito por encima de todo. Por otro lado, las mujeres son más propensas debido a las presiones que existen para conciliar la vida laboral con la familiar, sintiéndose que no realizan bien su trabajo o su función de madres en algunos casos.

¿Cuáles son sus síntomas? Algunos son: incapacidad para evaluar de manera realista sus competencias y habilidades; atribuir su éxito a factores externos (locus of control externo); miedo a no estar a la altura de las expectativas; sabotean su propio éxito; dudan de sí mismas; establecen metas muy desafiantes y se sienten decepcionadas cuando no las consiguen.

¿Puede afectar el desempeño laboral? Sí, si no se trata a tiempo puede traer un impacto negativo en sus carreras profesionales, porque contribuye a la ansiedad, al aumento de las dudas y los temores persistentes al fracaso. Por eso, quienes lo sufren, siempre quieren demostrar que son capaces, por eso trabajan en exceso, se sugiere reevaluar esto.

¿Tiene algún tratamiento el síndrome? Actualmente no existe un tratamiento específico para el síndrome de la impostora, uno de los primeros pasos para superarlo es reconocer los pensamientos de frustración y ponerlos en perspectiva, analizando si ese pensamiento me ayuda o me genera frustración. También es importante acudir a la psicología si la autoestima se ve vulnerada. “Los psicólogos afirmamos que debemos aprender a pensar como no impostores, aprender a valorar las críticas constructivas, comprender que en realidad lo que está haciendo la persona que lo sufre es ralentizar a su equipo cuando no pide ayuda. También conviene recordar que cuanto más se practique una habilidad, mejor lo hará”, concluye Maite, docente de EAE Business School.

Compartir

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp