Analista: Dos meses después, «todavía en el oficialismo no logran procesar adecuadamente la derrota del Apruebo»

El plebiscito en el que los chilenos decidieron por un 62% rechazar la propuesta de nueva Carta Fundamental, emanada por la Convención tras un año de trabajo, cumple este viernes dos meses, mientras el proceso constituyente sigue abierto y las fuerzas políticas debaten desde entonces cómo encaminarlo.

«A dos meses ya del resultado del plebiscito, pareciera ser que todavía en el oficialismo no logran procesar adecuadamente la derrota expresada en las urnas por la opción del Apruebo», advirtió el cientista político Marco Moreno, director de la Escuela de Gobierno y Comunicaciones de la Universidad Central, en conversación con Lo Que Queda del Día de Cooperativa.

Según el analista, «el resultado infructuoso de todos los intentos para dar vuelta la página se ha expresado sobre todo en la dificultad del Gobierno para controlar la agenda gubernamental».

Además, dijo, «la grieta que hay entre los sectores reformistas y hegemónicos que conviven en el Gobierno, lejos de cerrarse, parece que se ha ampliado, especialmente por decisiones tácticas o estratégicas que tienen que ver con la marcha del Gobierno. Recordemos lo que pasó con la tramitación del TPP-11, con algunos aspectos de la reforma de pensiones y con algunas decisiones en materia de seguridad. Sigue allí una discrepancia importante».

«Vamos a ver si el día domingo esto se puede cerrar de alguna manera (en el cónclave oficialista en el Palacio de Cerro Castillo en Viña del Mar), aunque yo creo que hay demasiadas expectativas sobre lo que pueda pasar el domingo. Ese también es un error», alertó.

EL PROCESO «PERDIÓ TRACCIÓN»

De acuerdo con Moreno, el proceso constituyente «ha ido perdiendo tracción en la opinión pública» desde el 4 de septiembre pasado.

«No obstante las encuestas Cadem y Criteria (muestran que) un número importante todavía de chilenos y chilenas sigue considerando que se requiere cambiar la Constitución, la verdad es que esa afirmación, que tiene que ver con el sentido común de que se requiere una nueva Constitución, no tiene una prioridad en la ciudadanía en términos de cuándo hacerlo», reflexionó el académico.

«La gente dice ‘queremos cambiarla’, ‘necesitamos una nueva Constitución’, pero no está dentro de las prioridades de la gente, según muestran los estudios de opinión. En cualquier encuesta que veamos, aparece la inseguridad y la situación económica como los temas prioritarios. (…) Entre cosas, porque no se ven avances concretos», sostuvo.

En este contexto, Moreno sugirió a las fuerzas involucradas en las negociaciones «entender que ellos son espejos de lo que piensan los ciudadanos y no amos de lo que piensan los ciudadanos, por lo tanto, me imagino que recogerán, para poder sintonizar con los ciudadanos, lo que el sentido común de las personas plantea como lo que deben ser las prioridades».

«RIESGO DE QUE ESTO PUEDA SALIRSE DE CONTROL»

Consultado respecto del rol de la derecha, que promovió el Rechazo en el referéndum, Moreno recalcó que si bien la consigna de «rechazar para reformar» era «la idea que había de fondo, hasta ahora pareciera que (los partidos opositores) están con otras prioridades». 

«Los partidos de la derecha -RN, la UDI, Republicanos y Evópoli- están pausando el proceso porque entienden que también eso puede beneficiarlos en el corto plazo, pero también en el Gobierno hay un poco de temor respecto de, en la eventualidad de que tuviéramos una convención que elegir en abril, cuál podría ser una eventual resultado, dado que el Partido de la Gente o que otros movimientos o los partidos de derecha podrían tener una mayor representación de que la que tuvieron en la elección de la convención anterior», planteó el analista.

«Las derechas», en esa línea, según Moreno, «están jugando a pausar el proceso, pero puede haber un riesgo. Siempre puede haber un riesgo de que esto pueda, en algún momento, salirse de control producto de la presión que pueda haber de algunos sectores y eso también hay que balancearlo adecuadamente».

«Ahí es donde los partidos tienen que hacer una apuesta respecto de qué es lo más conveniente: encauzar esta energía por un nuevo proceso constituyente, que por ahora es débil, o seguir pausando el proceso», complementó.

EL COSTO DE PAUSAR EL PROCESO

Ante las grandes dudas del nuevo proceso, Moreno aseguró que «pensar en postergar o cambiar la prioridad para este tema para otro momento no es algo que haya que descartar y probablemente eso va a rondar mucho en la conversación del cónclave oficialista».

«El sentido común que uno que observa, que pulsa en la conversación cotidiana, dice que, siendo este es un tema relevante todavía, el costo de postergar este proceso no sería tan alto en este minuto para la clase política», concluyó.

Fuente: https://cooperativa.cl/noticias/pais/politica/constitucion/analista-dos-meses-despues-todavia-en-el-oficialismo-no-logran/2022-11-04/175257.html

Compartir

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp