Tres cosas que debes saber sobre el reciclaje de plásticos

Actualmente en Chile se recicla apenas el 10% del total de plástico que se consume y sólo el 14% tiene origen domiciliario.

Cada año llegan a los océanos unos 11 millones de toneladas de residuos plásticos y para 2050 los gases de efecto invernadero asociados a su producción, uso y eliminación de plásticos representarán el 15% del total emisiones. Estas son sólo algunas de las cifras que dan cuenta de lo problemática que es la contaminación por plásticos y de la urgencia de reforzar la cultura del reciclaje y la economía circular. Lo cierto es que, aún habiendo consenso en torno a ese diagnóstico, en Chile se recicla apenas el 10% del total que se consume y sólo el 14% proviene de los hogares. Si te motiva cambiar ese escenario y comenzar a reciclar, toma nota de estos aspectos básicos que debes conocer para informarte y hacer el proceso de manera adecuada.

No todos los plásticos son lo mismo. Aunque a simple vista pareciera que sí, hay múltiples tipos de plástico y no todos son aptos para ser reciclados. Por eso, antes de cualquier paso, busca el número que contiene el símbolo de reciclaje en el artículo, generalmente está en la base o etiqueta, e infórmate sobre las condiciones para avanzar con su correcta gestión. Existen 7 categorías de plásticos utilizados en la fabricación: PET (1), HDPE (2), PVC (3), LDPE (4), PP (5), PS (6) y otros (7) y aquellos que estén marcados con(3), (6) y (7) no pueden ser reciclados en Chile.

No basta con identificar y separar, debes preparar tus desechos. Es fundamental que antes de reciclar tus botellas de agua, bebida o jugos, elaborados de plástico PET, procures enjuagarlos, quitar las etiquetas, secar y aplastar. Asimismo, no debes mezclarlos con los que tengan otra clasificación, pues de ser así no seguirán el proceso adecuado. En definitiva, no olvides que si tu envase viene sucio muy probablemente será descartado y no se integrará a la cadena de reciclaje. 

Plástico PET, el mejor aliado del reciclaje. Se identifica con el número (1), es usado en la mayoría de los envases de aguas, bebidas y para contener alimentos y es completamente reciclable. Se trata de un polímero ligero y altamente maniobrable, que además genera menos huella de carbono en su elaboración. Dado esos atributos, es la base de una industria que revaloriza estos residuos, procesándolos para dar vida a nuevos productos elaborados con PET Reciclado. Un caso para destacar es el del emprendimiento nacional Integrity, que recicla todo tipo de envases de PET (desechos plásticos) y los transforma en materia prima para nuevos productos que también se incorporan en el círculo del reciclaje. Sólo en 2021 fabricaron 12 mil toneladas de envases de PET, todos con un 90% de PET reciclado, dejando un pequeño porcentaje a la resina en algunos casos ya que otorga la resistencia necesaria para soportar mayor peso. Sin embargo, aunque parezca paradójico, la recolección de este tipo de material es aún tan incipiente que el país debe importar PET reciclado para tener la materia prima necesaria que de paso a la tan ansiada economía circular. Es tiempo de mejorar ese escenario y tú como consumidor responsable puedes ser parte de eso.

Compartir

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp